Cómo triunfar con tu rótulo: Un caso de éxito.

Seguro que hay días que te sientes diferente. Quizás por tu ropa, quizás porque te gusta otra música a la habitual… Yo recuerdo estar loca por Axel Rose mientras mis amigas escuchaban Alejandro Sanz. ¿Y qué? No paaaasa nada, eso es lo bonito. ¡Qué viva la diferencia! Qué viva, sí, pero que se note, que si no no nos sirve.


El tema es que si ya de por si todos somos diferentes, ¿por qué intentamos parecernos cuando más deberíamos diferenciarnos? Es una pregunta que me hago a menudo… Voy por la calle mirando rótulos y alucino con la de kilómetros y kilómetros de cajones retroiluminados que hay por el mundo. Sobretodo en este país, porqué en Nueva York, en París, en Milán y en muchas otras ciudades tienen rótulos que de verdad son una auténtica delicia. Aquí no. Aquí, vamos por precio o no sé por qué. O quizás tenemos unos rotulistas que saben venderse de maravilla. Pero… ¿estás seguro que es más barato? Y la verdad… ¿en serio crees que vas a llamar la atención sólo por ponerle luz? La luz es un punto visual importante en nuestra atención, pero si lo haces así, no habrá nada que te diferencie de tu vecino. NADA.

Haz la prueba, que no quiero que parezca que me obsesiona el tema. Compruébalo tu mismo. La próxima vez que salgas a la calle, fíjate en los rótulos de tu ciudad. ¿Cuántos cajones luminosos hay? Y, ¿de verdad destaca uno más que otro?

Hace poco estuvimos en Nueva York, y hay una zona en la que nos quedamos los dos ojipláticos. Dios mío… ¡que estrés visual sufres en Time Square! ¿Has estado? Si es así, sabes seguro de qué hablo. No discuto para nada la tecnología que allí se expone, que es más que increíble, ni la capacidad de rotulación que tiene allí, que es de quitarse el sombrero. Pero pobres… ¿cómo destacar allí? No sé decirte ni una sola marca de las que vi en la zona, por lo que me parece un muy mal reclamo.

Así que si estás pensando en abrir un negocio o en cambiar tu rótulo, piénsatelo dos veces. Pero piénsalo de verdad. No lo menosprecies porque tiene un impacto altamente relacionado con las ventas y es el que hará que tus clientes entren o no. Vamos por partes y hazte éstas preguntas:

Quién eres tu

Qué vendes

Qué quieres transmitir

A quién te diriges

A quién NO te diriges (casi más importante que la anterior, créeme)

Quién está cerca de ti y cómo es su rótulo


Hoy además te traigo un caso de éxito. Happypünt es una empresa más que consolidada y con un largo recorrido a sus espaldas. Se acababan de mudar a una nave de nueva construcción diseñada por y para ellos. La nave es de altísimos techos y mezcla el hormigón, la madera y el vidrio. Es preciosa. Y a pesar de lo fríos que pueden parecer estos materiales, lo cierto es que te sientes dentro de un espacio megacálido. Además la filosofía de empresa que tienen es brutal… creo que no me cansé de repetirle que por favor haga de vez en cuando alguna conferencia para promulgar sus teorías.

El encargo ya te lo puedes imaginar… teníamos que hacer un rótulo que les diferenciara, que hablara de su empresa (una vez más, ¡bravo por ellos!) y que a la vez encajara con su nueva ubicación.

Siempre analizamos el branding de cada marca para saber qué quieren conseguir y sobretodo qué quieren transmitir. El hilo de comunicación entre ellos y nosotros es directo y eso hace que la identidad de su rótulo sea 100% coherente con su negocio y que puedan sentirse totalmente cómodos con él. En el caso de Happypünt, en seguida dijimos, ok hormigón. Tienen que ser letras de hormigón. Piezas únicas hechas a medida para ellos.

happypunt-newsletter-27lletres

Tengo que decir que aunque fue difícil, ¡nos lo pasamos bomba haciéndolo! ¡Qué bien cuando cambiamos de materiales y nos manchamos las manos!

El resultado quedó genial, y ellos mismos nos lo hicieron saber así. Así quedó:

happypunt-rotulos-27lletres-newsletter

 


Ahora te toca a ti. Tu rótulo te posiciona en el mercado y te diferencia de los demás y de tu competencia. Así que, por favor, no tengas miedo y arriésgate a cambiar. Cuida tu imagen, mima tu marca, y exprime al máximo tu branding. Verás como notas los resultados. Y piensa que un diseñador está para captar tu esencia y para que de verdad seas tú.

Si ya tienes tu rótulo, cuéntanos cómo fue la experiencia del cambio, ¡nos encantaría saberlo! Si por el contrario aún no tienes tu imagen en la fachada… ¿qué es lo que te frena? Puedes dejar tus comentarios más abajo.

Y cualquier cosa ya sabes, si nos necesitas puedes encontrar nuestros servicios aquí 🙂


 


 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *