¡Bye, bye 2016!

E
ste post va de nuestro 2016. De lo bueno y de lo malo. De lo que nos ha hecho avanzar y de lo mucho que nos queda aún por hacer. Pero también de lo bueno buenísimo que es darte cuenta de todo lo que haces mal.


El 2016 para nosotros ha sido como un terremoto. Con la tienda nueva, nos cambiaron muchas cosas. De repente, teníamos millones de cosas a gestionar. Más pedidos, más paquetes de la tienda online, alquileres de letras, encargos, montajes de rótulos, Festivales, Bodas, pedidos personalizados, y un largo etcétera. Pero claro, seguíamos siendo los mismos dos de siempre. No te voy a engañar… se nos fue un poco de las manos. Así que ha sido un año de muchos cambios, de muchas decisiones arriesgadas (aún estamos en ello), de ir de culo tooooodo el día, de trabajar los siete días de la semana, de estar muy muy cansados, de tener que decir no a amigos y a planes familiares, etc., etc.

Y ¿eso por qué? Pues por querer hacerlo todo, por no atreverte a delegar, por no poner límites a nada, por no saber decir NO, por no parar un momento y pensar, por no querer decidir, etc. Pero llega un momento en que la situación te puede. Justo ahí pensé… «Ok, o tiramos para adelante o volvemos a ser pequeñitos, no hay otra opción».

Cuando tienes un negocio propio, no tienes jefe y eso mola y mucho, pero también hipotecas tantas cosas que a veces el cansancio te puede y piensas en desistir. Soy de las que piensan que si no te gusta algo cámbialo, pero cámbialo cuanto antes. Así que arriesgamos. Incorporamos a Laia (en el taller) y a Celia (en administración). Cambiamos el horario de la tienda para poder trabajar más horas en el taller y acabar con las tardes del fin de semana lijando. Rediseñamos toda la web para explicar mejor nuestros servicios y evitar contestar más de 30 mails diarios (te lo prometo, una locura). Limitamos las vías de comunicación porque, aunque no lo creas, contestar mails, whatsapp, privados de Facebook, privados de Instagram, llamadas, SMS, etc., es totalmente incompatible con acabar pedidos en el taller. También estamos incorporando un sistema interno mucho más organizado, aunque creo que esto lo guardaré para los logros del 2017 porque aun nos queda mucho trabajo ; )

Total, que aunque tengo una larguísima lista de cosas pendientes, estoy contenta porque cada vez vamos tachando más. Estoy aprendiendo a planificar mucho mejor y eso nos convierte en más eficientes. Tenemos mil cosas por hacer y que me muero de ganas de enseñarte… productos nuevos y alguna que otra sorpresita. Me asusta y mucho pero sé que lo haremos y que os gustará.

El 2017 se avecina muy movidito y con muchos más cambios que el 2016. Aquí, a sus puertas, lo pienso y me da miedo pero  el miedo paraliza, no sirve para nada más. Tengo claro que todos los cambios son siempre para bien, por lo que cuanto antes empecemos, mejor.

¿Cómo ha sido tu 2016? Me gustaría mucho saber cómo te has superado y qué logros has tenido. Puedes dejar tus comentarios más abajo, me encantaría de verdad leerte : )

¡Un abrazo enorme y feliz 2017!

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.